HILOS MÁGICOS, REJUVENECER DESDE DENTRO

También conocidos como hilos japoneses. Una técnica segura, sencilla y rápida para tratar la flacidez. Estimulan los tejidos, creando nuevo colágeno y fibroblastos, regenerando y dando firmeza al la piel desde dentro.

Son hilos de PDO (polidioxanona), material reabsorbible y biocompatible procedente de la cirugía cardiaca. Se los conoce como hilos mágicos porque son capaces de formar tejido de soporte de forma natural, dan lugar a la formación de colágeno alrededor del hilo dando más consistencia y firmeza a la piel. Se trata de tejer una especie de malla, un entramado de hilos cruzados, que sujete el tejido facial.

Se consigue elevar las mejillas, recuperar el óvalo facial, mejorar surcos nasogenianos, borrar líneas de marioneta; también se utilizan para el cuello, brazos, muslos, rodillas o glúteos.

Se introducen en la piel por medio de unas agujas muy finas en pocos minutos.

No se detectan a la palpación ni a la vista, son reabsorbibles pero sus efectos perduran de 12 a 18 meses debido a la fibrosis que inducen. Son indetectables a la palpación o a la vista; los resultados se aprecian al momento, el paciente se reincorpora a su actividad habitual de inmediato.