“Botox uno de los tratamientos médico-estéticos más espectaculares”

Actualmente, contamos con diversos tipos de toxina botulínica, aunque la primera que fue utilizada fue Botox ® (por eso coloquialmente se la conoce con ese nombre). Se utiliza en muchos campos de la medicina. Dentro de nuestra especialidad, es un método rápido, sencillo, cómodo, muy eficaz y seguro para rejuvenecer sin pasar por el quirófano. Es el tratamiento de elección para las arrugas de expresión del tercio superior del rostro (frente, entrecejo y patas de gallo) y también el más utilizado en el mundo.

Con el paso de los años la piel pierde elasticidad y los músculos de la cara, que son los responsables de la mímica facial, van a provocar arrugas. Esta musculatura facial es la responsable de exteriorizar nuestras emociones y sentimientos pero, en algunas ocasiones, no es así. Debido a una hipertrofia de estos músculos, tal es el caso por ejemplo de muchos pacientes que parecen que están enfadados y/o proyectan tristeza, por una contracción excesiva del entrecejo. La toxina botulínica va a provocar la relajación de esos músculos, dándonos un aspecto más natural, juvenil y descansado sin restar expresividad.

El tratamiento consiste en infiltrar la sustancia por medio de una aguja muy fina en unos puntos concretos de nuestro rostro. Se produce casi un borrado de las arrugas. El paciente se reincorpora inmediatamente a sus actividades habituales. El efecto se aprecia ligeramente a partir del 3º ó 4º día y es completo a los 15 días. El efecto se mantiene de 3 a 7 meses generalmente.